jueves, 7 de julio de 2016

INTRODUCCION

AVISO A NAVEGANTES: Esto no es un blog. Es el borrador de un libro en construcción abierto a colaboraciones mediante correo electrónico (juandiezdelcorral@gmail.com) que usa el formato blog (por sus innegables ventajas a la hora de usar enlaces, recopilar información e ir ajustándola y corrigiéndola), y que si no llega al papel (lo cual es más que probable), se quedará en blog.




Dedicatoria:

a Google, por todas las herramientas y facilidades que me da


Agradecimientos

Todo este trabajo de información no hubiera sido posible sin la estrecha colaboración de los funcionarios municipales del Archivo del Ayuntamiento de Logroño, Susana López de Castro, Concepción Benito y Julio Arnáiz. El buen humor, la paciencia, la amabilidad, e incluso el ambiente de amistad con que he sido tratado en ese servicio será una de las cosas que más echaré en falta cuando lo dé por concluido.



Breve cronología

El 6 de julio del 2010 abandonaba la tarea de redactar la segunda parte de la Guía de Arquitectura de Logroño con los argumentos que exponía en el artículo al que se puede llegar mediante este enlace.

En junio del 2016, y con la jubilación en ciernes como profesor de la Escuela de Diseño (30 de noviembre del 2016) decidí que era un deber para mí hacer la historia de la arquitectura de mi ciudad justamente en esos últimos treinta años en que había yo dejado de ejercer la profesión de arquitecto. La historia más reciente. La historia de la así llamada burbuja inmobiliaria, que yo llamo también de la burbuja institucional.

En el mes de mayo del 2018 he concluido el primer borrador de este segundo volumen de la Guía de Arquitectura de Logroño fijando su estructura en 44 capítulos. Ha sido un trabajo laborioso que me ha dejado prácticamente sin resuello.

Por delante me queda la corrección de errores, el ajuste de formatos y completar la información con los datos que me vayan saliendo al paso o me puedan dar los lectores. Y por supuesto, la tarea de darlo a conocer al público por si hubiera alguien interesado en pasar toda esta información al formato del primer volumen, es decir, a libro. Pero para ello ya no me fijo plazos ni metas. El trabajo es ya más cosa de los lectores que mío.


Proyectar La Rioja 

Buena parte de la historia que aquí se cuenta en forma de "guía" está contenida a nivel informativo o documental en los 39 números de la revista de carácter publicitario que se editó entre abril de 1996 y diciembre del 2007 por la empresa PROYECTAR GCP SL, números dirigidos por Eladio Guallart en un grupo de gente que parecía impulsada por una idea del director ejecutivo Ramón Valero. PROYECTAR LA RIOJA nació como revista hermana de un modelo previo llamado PROYECTAR NAVARRA que llevaba ya ocho años de vida en la provincia vecina.

Cuando los editores de Proyectar Navarra se presentaron en La Rioja pidiendo colaboración al Colegio de Arquitectos, la Comisión de Cultura de dicha institución debatió (debatimos, pues yo era uno de los miembros más activos de ella) el cariz de la revista y la consideramos ajena y distinta a lo que los arquitectos entendíamos como una revista tradicional de difusión y debate con contenidos arquitectónicos o críticos de una mínima calidad.

Pero a pesar de nuestro rechazo, PROYECTAR LA RIOJA se abrió camino y casi diría yo que se convirtió en el mejor reflejo de la burbuja inmobiliaria y de la degradación de nuestra profesión, porque financiada exclusivamente a través de la publicidad se regalaba a todo el sector de la construcción y hacía pública la obra de todos los arquitectos e ingenieros que construyeran algo importante (en volumen de obra) con una calidad fotográfica e impresa (papel couché) similar al de las más importantes revistas de arquitectura. Carente del más sentido crítico, y usando la fotografía en su sentido más publicitario, con la mera publicación de las obras y mediante un negocio editorial ajeno a la profesión hacía bueno o daba realce cultural a lo que no eran más que anodinas obras de la burbuja inmobiliaria e institucional.

Una vez puesta en funcionamiento no sé de ningún arquitecto que criticara abierta y públicamente su papel cultural o que  negara la información documental para salir publicado en sus páginas. Es de suponer que para los arquitectos que jamás hubieran accedido a ver su obra publicada en una revista crítica, contemplar su obra bien fotografiada y editada a todo color en papel couché era como un reconocimiento a su trabajo, pero siempre me extrañó que los arquitectos que participaron en aquellas Comisiones de Cultura de mediados de los noventa y que dieron su rechazo a este tipo de publicación, salieran igualmente en la revista sin ningún tipo de pudor.

En el primer post de mi blog digital LHD denuncié la falsedad de la revista y a él les remito desde este enlace.

(...)


Abreviaturas.-

Como el formato blog no tiene las apreturas del papel impreso, los nombres de los arquitectos se escriben enteros debajo de sus obras pero para las etiquetas se mantienen las abreviaturas del Volumen I (v pag 22 y ss) debido a las limitaciones de caracteres que impone blogger para las etiquetas de cada post.